fbpx

Las empresas no se pueden quedar siempre con la misma capacidad productiva y elaborando los mismos productos con las mismas características. El mercado les exige que se pongan al día y que de alguna manera rediseñen su negocio, cosa que les hará crecer en todos los sentidos. Una de las formas de conseguir ese objetivo es la innovación.

El concepto de innovación

Las empresas saben que si innovan pueden alcanzar una ventaja competitiva, es decir, generar un hecho diferencial ante sus competidoras, cosa que les hará ganar clientes y cuota de mercado, ya que la cuantía de las ventas es uno de los indicadores básicos de que el producto, la estrategia, la organización, etc., están al día. Cuando nos referimos a innovación no estamos focalizando los cambios solo a nivel tecnológico, sino que se puede innovar en muchos aspectos y áreas de la empresa.

Una innovación empresarial es una mejora en la actividad empresarial mediante cambios de modelos de negocio, de procesos, de organización, de productos o de comercialización para hacer el negocio más eficiente y conseguir una mejor posición en el mercado.

Vamos a ver cómo las empresas pueden innovar en los aspectos antes mencionados. Podemos distinguir cinco tipos de innovación

Tipos de Innovación

  • Modelos de negocio o gestión: Adopción de nuevas maneras de percibir a los clientes a partir de nuevas formas de generar valor. Un ejemplo sería el desarrollo de la banca on-line por parte de los bancos tradicionales, que permite a los clientes operar por Internet desde cualquier lugar, sin desplazarse a la oficina bancaria, y supone para los bancos una nueva forma de obtener clientes.
  • Procesos: Implementación de nuevos (o mejores) procesos de fabricación, logística o distribución. Un ejemplo de este caso lo hallaríamos en la empresa Inditex, que innova en su proceso de producción con colecciones que se renuevan quincenalmente y no tiene stock ni costes de almacenes.
  • Mercado: Implementación de nuevos métodos de marketing, incluyendo mejoras significativas en el diseño meramente estético de un producto o embalaje, el precio, de distribución y la promoción. El paso de comercializar los productos a través de Internet, como las compañías aéreas a la hora de vender los billetes de avión, supone un cambio en la distribución del producto y, por tanto, un buen ejemplo de innovación de mercado.
  • Producto o servicio: Introducción en el mercado de nuevos (o significativamente mejorados) productos o servicios. En este caso, un ejemplo lo podemos hallar en la empresa suiza Nestlé al crear las cápsulas de café Nespresso.
  • Organización: Implementación de nuevos métodos organizativos en el negocio (gestión del conocimiento, formación, evaluación y desarrollo de los recursos humanos, gestión de la cadena de valor, reingeniería de negocio, gestión del sistema de calidad, etc.), en la organización del trabajo y/o en las relaciones hacia el exterior. Por ejemplo, empresas que externalizan la gestión de personal (nóminas, contratación…) contratando gestorías para eliminar costes.

Al margen de los tipos de innovación expuestos, cuando se implementa con éxito un producto o un proceso, a esta innovación se le denomina innovación radical, y cuando el producto o proceso es significativamente mejorado en el mercado o en la empresa, se le llama innovación incremental.

Investigación, desarrollo e innovación (I+D+i)

La mayoría de las empresas tienen un departamento conocido como departamento de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

La investigación científica sigue una serie de procedimientos que se llevan a cabo con el fin de alcanzar nuevos conocimientos verídicos sobre un hecho o fenómeno, que puedan ayudar a establecer conclusiones y soluciones a circunstancias causadas por ellos.

Un ejemplo de investigación sería cuando los científicos de una empresa farmacéutica descubren una vacuna para una determinada enfermedad, para lo cual han realizado pruebas experimentales con animales durante diez años.

Siguiendo con el ejemplo anterior, en este caso la empresa farmacéutica fabricaría la vacuna, haría los ensayos clínicos, le daría forma como medicamento comercializable y la administraría a pacientes para confirmar su eficacia.

En nuestro ejemplo, la empresa farmacéutica patenta la vacuna y la pone a la venta. Es la única empresa que la ha fabricado y que la comercializará.

La teoría del empresario innovador fue creada por Joseph H. Shumpeter, economista austriaco considerado como el teórico más importante de la figura del empresario durante el siglo XX. Para Schumpeter, el papel del empresario es detectar y poner en marcha una nueva oportunidad de negocio, aprovechando una idea o invención todavía no explotadas.

La competitividad empresarial

Una empresa debe tener estrategias de actuación, sobre todo en la toma de decisiones. Cada decisión tiene que estar profundamente meditada para alcanzar una serie de objetivos empresariales a diversos niveles, relacionados todos ellos con el éxito.

Entre estas estrategias se encuentran las definidas como estrategias competitivas, que tienen como objetivo que la empresa pueda mejorar su posición competitiva respecto a las demás empresas del sector.

Una estrategia competitiva tiene como objetivo fundamental la obtención de una ventaja competitiva.

Para mejorar su posición competitiva, la empresa tiene que crear o añadir valor a un producto o un proceso, incorporando alguna característica que sea suficientemente innovadora y que le diferencie de la competencia y así obtener una ventaja competitiva.

“Se considerará una buena estrategia competitiva siempre que sea un factor difícil de imitar por la competencia.”

Con base en esto podemos dar otra definición de innovación, fundamentada en el concepto de ventaja competitiva.

La competitividad empresarial requiere un equipo directivo con ganas de organizar un cambio tecnológico y valorar a todas las personas que forman parte de la empresa como el recurso más importante para liderar los cambios.

Los factores de riesgo en la innovación empresarial

En el primer apartado de la unidad hemos hablado de los tipos de innovación que puede aplicar la empresa para crecer y mantenerse en el mercado. Pero innovar también puede conllevar algunos riesgos para la empresa. Estos riesgos se pueden clasificar en tres tipos, teniendo en cuenta el tipo de innovación de que se trate: comercial, tecnológico o estratégico.

  • Riesgo comercial. Es el riesgo que asume la empresa al no saber el grado de aceptación que el cambio tendrá en los consumidores. Estos tendrán que aceptar y adaptarse al nuevo producto, y el cambio les puede generar costes.

Un ejemplo es la salida al mercado del iPad de Apple, que por diseño y prestaciones se encuentra entre un teléfono inteligente y un ordenador portátil. Cuando sacó este producto, la empresa no sabía cómo se adaptarían a él los clientes, ya que por un lado la mayoría de las personas ya usaban teléfonos inteligentes, un producto relativamente nuevo y, por otro, también se utilizaban los ordenadores portátiles, que la propia empresa ya fabricaba. Por tanto, para Apple el riesgo estaba en que los clientes no vieran la utilidad del nuevo producto y no lo comprasen debido a su coste.

  • Riesgo tecnológico. Es el riesgo que asume la empresa al potenciar que sus trabajadores se reciclen y adquieran los conocimientos necesarios para poder adaptarse a los cambios en los procesos de producción. Es fundamental la capacidad de adaptación ante un cambio tecnológico, ya que las personas y la cultura de empresa son los impulsores más importantes de la innovación.

Por ejemplo, la empresa Kodak, que se dedicaba básicamente a producir carretes de fotografía y a realizar su revelado, inició hace algunos años un cambio hacia el negocio digital, conscientes de que debían hacer frente a una dura competencia, no solo del mundo tradicional de la fotografía, sino también de la informática. Para ello tuvieron que adaptar todos sus procesos a la demanda del mercado y sus empleados tuvieron que ponerse al día en lo que era un nuevo modelo de negocio, cosa que conllevó un riesgo.

  • Riesgo estratégico. Es el riesgo que se genera en la empresa al gestionar todos los cambios, ya sean comerciales o tecnológicos.

 

¿Te sirven las siguientes anotaciones de Innovación?

Déjanos tus comentarios y comparte la publicación creada para tí.

 

El taller de Innovación y Design Thinking podría ser lo que estás buscando.

Aquí te dejo el link de mayor información.

 

135 vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💻 Cyber Monday 💻 ¡Invierte en Ti! 😲😲 50%OFF + 1 Taller Gratis 🎉💥