fbpx

La figura de Responsable de Logística existe en las empresas desde hace muchos años, pero las necesidades desde entonces han cambiado mucho. Tanto es así, que el concepto en sí mismo ha cambiado y ahora se conoce como Supply Chain Manager, que integra más responsabilidades y que se ha convertido en uno de los profesionales más demandados por el mercado.

¿Qué es Supply Chain?

En primer lugar, ¿qué es lo que hoy aparece en todos lados como Supply Chain? La traducción literal es Cadena de Suministro. Esto muestra muy bien la diferencia entre la logística tradicional y la propia del momento en el que vivimos.

Antes se entendía la logística como la gestión de los camiones y almacenes y, por las necesidades de entonces, no era una definición desacertada. Sin embargo, ahora la logística de una empresa se entiende como un concepto más amplio y da importancia a más factores que hace unos años. Ya no trata solo de almacenar y transportar, ahora se llama Supply Chain o Cadena de Suministro porque la nueva logística debe encargarse de la gestión y optimización de la cadena entera.

Para darle una definición más exacta, podríamos tratar a la Supply Chain como el compendio de actividades de adquisición, producción, almacenaje y distribución de los bienes y servicios que una compañía ofrece a sus clientes.

 

¿Qué es un Supply Chain Manager?

De acuerdo con la definición que hemos visto arriba, el responsable de Supply Chain de una empresa debe encargarse de optimizar el proceso desde que se empieza un producto hasta que se pone en manos del cliente (y su posterior devolución o mantenimiento, si lo hubiese).

El Supply Chain Manager es un puesto que ha venido ganando protagonismo desde hace ya un tiempo, sobre todo con la fase de crecimiento exponencial del e-commerce que vivimos hoy en día. Pero no solo las empresas de venta online necesitan un puesto de Supply Chain Manager.

Cada día es más importante saber reaccionar rápido a los cambios en la demanda del mercado, dado que los consumidores han absorbido prácticamente en su totalidad ya el consumo on demand y una rotación de stock ultra-rápida. Por supuesto, para reaccionar a los cambios de gustos de los consumidores tenemos que tener en cuenta todas las fases de la Supply Chain.

 

¿Cuáles son las funciones del Supply Chain Manager?

Con todo lo que hemos dicho antes, podemos observar fácilmente que las tareas de un Supply Chain Manager tienen como objetivo optimizar las fases de adquisición, producción, almacenaje y distribución de una empresa, pero para ser más exactos, las funciones diarias que un SCM manejará son:

 

– Estudiar el mercado de proveedores

El Supply Chain Manager deberá sondear el mercado para encontrar el proveedor que más se adapte a las necesidades de la empresa. Esta tarea, además, no cesa cuando tenemos un acuerdo estable con un proveedor; el Supply Chain Manager deberá estar siempre al tanto del mercado de proveedores, para conocer si surge alguno nuevo que se adapte mejor a lo que la empresa busca.

 

– Negociar precios de compra

Todos estaremos de acuerdo en que el precio que fijamos en nuestros productos es una de las palancas más importantes en el margen de beneficio que la empresa maneja. Pues, aunque esta estrategia de fijación de precios depende de muchos factores, el primer punto a tener en cuenta es el coste de nuestras materias primas y de nuestra fase productiva.

El Supply Chain Manager deberá negociar con los proveedores para conseguir las materias primas a un precio atractivo y, junto con el gerente de operaciones/manufactura, deberá encargarse también de asegurar una fase de producción optimizada, eficiente y barata si esta fuera interna y, si el proceso de fabricación fuera externo, el SCM deberá conseguir la fábrica más rápida, de mayor calidad y más barata.

En el fondo, el Supply Chain Manager se encarga de optimizar todas las fases por las que el producto pasa antes de llegar al consumidor y parte de esa optimización, sin duda, es el coste.

 

– Calcular cantidades y stock

Una de las tareas que más gasto económico pueden suponer a la empresa es la gestión de los stocks. Si contamos con menos stock del que el cliente necesita y, por tanto, la oferta queda por debajo de la demanda, dejaremos de ganar no sólo el importe de esas ventas, sino que, probablemente, también perdamos esos clientes, porque hayan encontrado otro lugar donde conseguir el producto en el momento en que lo quieren.

Por el otro lado, si nuestra oferta superara la demanda y tuviéramos un stock que el cliente realmente no demanda, gastaremos una partida de dinero importante en el almacenaje de esos materiales; y, si nuestro producto fuera perecedero, un mal cálculo del stock nos llevaría a perder dinero que no podríamos recuperar.

En otras palabras, el Supply Chain Manager debe asegurarse de que la demanda del cliente esté cubierta en todo momento (sin recurrir a un sobre stock).

 

– Agilizar y abaratar la distribución

Tras la adquisición de materias primas, la producción y el almacenaje, la última fase por la que pasa nuestro producto antes de llegar al cliente es la de distribución. Una vez más, el Supply Chain Manager debe abaratar el coste de esta fase, sin embargo, en un mundo como el actual, donde los envíos son cada vez más rápidos y la velocidad del proceso es uno de los añadidos más valorados, debe también asegurarse que el proceso es ágil y rápido.

Como en todas las fases anteriores, el SCM debe conocer muy bien el mercado de distribuidores para poder elegir el más válido para con nuestras necesidades. Pero, en este caso, es de vital importancia conocer el canal de distribución, no sólo en cuanto a agentes, sino también en lo relativo a las normativas. La mayor parte del background teórico que un Supply Chain Manager debe tener pertenece, precisamente, a la fase de distribución, debido a la cantidad de impuestos, aranceles y sobre costes en los que una empresa puede incurrir de manera accidental debido a una mala planificación o al simple desconocimiento.

 

– Diseño de estrategias

Aunque hemos hablado de control y optimización de los cuatro pilares del producto en su faceta funcional (adquisición, producción, almacenaje y distribución), la mayor diferencia de esta figura de Supply Chain Manager con respecto a lo que tradicionalmente se ha entendido como Jefe de Logística; es el diseño de estrategias.

En un mercado tan evolucionado y competitivo como el actual, el SCM debe ser proactivo y capaz de aplicar una visión estratégica sobre los demás agentes del entorno y los competidores para crear alianzas que generen un valor añadido y no limitarse al control y la gestión de las tareas del día a día.

 
 

El presente artículo ha sido adaptado de (EIPE)

926 vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *