La innovación es una de esas palabras que está muy de moda en la actualidad, está en boca de muchos empresarios y dirigentes que la suelen utilizar como un término casi mágico para dejarnos un tanto sorprendidos, poniendo énfasis en que todas las empresas están llamadas a gestionarla.

Si tomamos su significado literal, no deja de ser un cambio producido en una actividad que va a introducir algo diferente, un cambio que producirá ciertas novedades. Dicho de esta forma puede darnos la impresión, que este término no sea tan tecnológico y maravilloso como suele parecer, por lo que podemos llegar a preguntarnos ¿Qué es lo que se esconde detrás de esta palabra casi milagrosa, por qué ha sido convertida en un tipo de meta que casi estamos obligados a alcanzar? y ¿si encierra tanto mérito, por qué no aumenta considerablemente su grado de implantación en nuestra sociedad?

La innovación representa el cambio y los cambios entrañan riesgos, es difícil invertir esfuerzos y recursos en intentar crear algo nuevo sin el componente de lo desconocido y de la incertidumbre, es decir, sin experimentar en cierto grado el riesgo. Esta una de las principales razones por las que las organizaciones no se entregan de lleno a innovar siendo que, al parecer, la innovación es una de las panaceas de nuestro tiempo.

Las organizaciones pueden apelar a la innovación para obtener fines muy diversos, para alcanzar un mayor grado de calidad en sus productos o servicios, por la disminución de costes para obtener ventajas competitivas, para ofrecer una mayor diversidad de productos o servicios o para mejorar el poder de reacción de producir e introducir novedades en el mercado. Cualquiera que sea lo que motiva a la empresa a innovar, su única exigencia es la de implantar el cambio dentro de la organización, con el fin de generar mejoras reales en términos de eficacia y/o de eficiencia y como sabemos, todo cambio produce cierto grado de resistencia, fruto de la incertidumbre que genera. La clave se encuentra, en potenciar procesos y culturas de trabajo que empujen a las organizaciones y a las personas que las constituyen, a buscar formas diferentes de trabajar, de producir, de atender a las demandas de sus interesados para dar respuesta a las nuevas expectativas que se generan.

Innovación versus mejora continua

La diferencia fundamental entre el termino innovar y la mejorar continua, radica en el riesgo asociado que asumimos al innovar. Por definición, la mejora continua no implica ningún tipo de riesgo. Innovar es un concepto que, de forma inherente, va siempre asociado a la incertidumbre y la incertidumbre entraña riesgos que pueden ser de tipo tecnológico, financiero, de mercado, etc. Un proyecto de innovación siempre es un proyecto arriesgado. Un proyecto de mejora continua, jamás lo será.

La producción de un artículo nuevo, el desarrollo de una tecnología novedosa o la prestación de un servicio inédito son ejemplos de innovación. El cambio radical suele implicar una transformación más drástica de los productos o servicios ofrecidos por la empresa o de las tecnologías aplicadas en sus procesos.

La mejora continua se basa en la adopción de pequeños y constantes cambios en la organización a lo largo del tiempo, como la evolución de un producto con nuevos ingredientes o materiales, la optimización del servicio de atención al cliente con personal más calificado o durante más horas, el mejoramiento en las técnicas y tipos del envasado o la distribución, etc. La adopción de sistemas de gestión de la calidad en la organización es un ejemplo de mejora continua general en la organización. La mejora continua significa estar permanentemente pendientes de poder mejorar.

Diferencias entre la Innovación y Mejora Continua

#1 Novedad

  • La innovación consiste en un crear algo, un nuevo sistema (producto, proceso, modelo de negocio, entre otros)
  • la mejora continua consiste en mejorar algo que ya existe. Algo nuevo o “susceptiblemente mejorado” ¿Cuál es el límite de algo susceptiblemente mejorado?

 #2 Qué hacemos

  • La innovación consiste en explorar, aprender sobre algo que no conocemos (necesidades, tecnologías, modelos de negocio),
  • la mejora continua consiste en implantar algo para que funcione mejor. Perfeccionarlo.

 #3 El resultado

  • El resultado de la innovación es algo nuevo, diferente a lo existe actualmente
  • En la mejora continua, el resultado es un mejor funcionamiento de algo existente

#4 Decisión de hacerlo

  • La innovación es voluntaria. Es una decisión consciente de las personas, de la dirección o de los intraemprendedores.
  • La mejora continua es obligatoria. Si no mejoras, pierdes rápidamente competitividad. Lo que ha pasado con la hostelería y los códigos QR o el Delivery.

#5 Riesgo asociado

  • En la innovación, existen hasta tres tipos de riesgos: de mercado, tecnológico y de ejecución.
  • En la mejora continua, el principal riesgo es el de ejecución.

Quizás la gran diferencia entre una y otra. El nivel de riesgo de la innovación es mayor que el de la mejora continua, por lo que necesitas aplicar herramientas diferentes.

Innovación + mejora continua

Poner en marcha un sistema de gestión de la innovación no es un fin en si mismo, no es una meta que debemos alcanzar, sino que es una nueva dinámica de trabajo a poner en práctica en toda la organización que también se verá en la necesidad de ser mejorada en el tiempo.

Debemos entrar en el bucle sin fin de la innovación y de la mejora continua, todos aquellos cambios que pongamos en marcha frutos de un proceso de innovación con el fin de lograr la eficacia y o eficiencia, serán susceptibles, por su dinámica, a necesitar pequeñas y constantes adaptaciones en el tiempo, para continuar o mejorar con su grado de eficacia y eficiencia, que lograremos con la aplicación de la mejora continua.

Debemos encontrar y potenciar los procesos y los métodos de trabajo que puedan influir en la organización, y en las personas que las constituyen, para buscar en forma permanente y conjunta, los cambios necesarios para responder a las expectativas que se generan con el transcurso del tiempo.

La innovación en conjunción con la mejora continua significa cuestionarnos no solo como mejorar lo que todavía tiene la posibilidad y el potencial para alcanzar nuestras expectativas sino también cuestionarnos, si se puede hacer aún mejor lo que está funcionando, si se puede hacer de otra manera, para prever y anticiparse a los cambios y a las nuevas necesidades, demandas y expectativas que puedan llegar.

 

¿Te sirven las siguientes anotaciones de Innovación?

Déjanos tus comentarios y comparte la publicación creada para tí.

 

El taller de Innovación y Design Thinking podría ser lo que estás buscando.

Aquí te dejo el link de mayor información.

 

5.143 vistas

Un comentario de “Innovación o mejora continua ¿Cuál es la diferencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

🔐 Nada mejor que desbloquear nuevas oportunidades 🔐 Con BLACK FRIDAY 💣
Desbloquea tu futuro a solo un clic 👉